Para decorar sin grandes gastos

Si deseamos que la sala de nuestro hogar adquiera belleza y encanto es bueno que coloquemos unas flores agradables y naturales. No hay que caer en gastos excesivos por flores caras que se encuentran en los mercados. Las flores que se dan en los patios no tienen nada que envidiarle  a las del mercado para el embellecimiento del interior de tu sala.

Una buena idea es poner una planta que de flores en cierto periodo del año. Con esto nos ahorramos el proceso de todos los días poner flores. Si estuviéramos en el periodo del año en que la planta no de flores no debemos preocuparnos pues la planta hará función ornamental. Esto es algo que tendremos a nuestro favor.  Es necesario tener en cuenta que las plantas que escojamos para tal propósito deben ser de interior. Estas no necesitan de mucha agua ni de luz, y así se evita que se desluzcan rápidamente.
El mejor modo de darle la tonalidad y energía deseada a nuestra sala es pintándola pero debemos tener en cuenta que el color a emplear debe estar en correspondencia con las dimensiones de nuestra sala. Si la sala es grande se puede escoger cualquier color. Si por el contrario el espacio fuera reducido es recomendable el uso de colores claros, pues como ya conocemos la técnica de la decoración plantea que no hay nada más adecuado para dar la sensación de amplitud.
Debemos tratar de que los colores empleados sean plácidos y suaves para la vista. Los colores demasiado oscuros y resplandecientes no son nada atractivos y producen mucho fastidio y molestia, algo que a largo plazo, aunque no lo creamos, nos afecta psicológicamente pues provoca estrés.
Para una sala no hay nada como los almohadones para darle color al ambiente. Empléalos y no te arrepentirás.