Tonos de tranquilidad: Beige, blanco y azul

Con tonos frescos, tranquilos y quizás con unos toques vintage usted puede hacer de la mezcla del azul, blanco y beige una hermosa decoración dentro de su casa. 
Para saber porque elegimos esta mezcla debemos analizar los colores de esta decoración, el blanco y beige aportaran naturaleza, luminosidad y ambos será un complemento el beige se verá presente en la madera, cestos de fibra y lámparas, y el blanco sirve para matizar el ambiente con muebles blancos, estos colores darán un toque rustico y clásico.

En el azul tenemos calma, tranquilidad y equilibrio es el color que nos recuerda el agua, y puede servir para los tapices de sus sillas, también para el tapiz de los sillones, cortinas y manteles, todos pueden ir en la gama del azul hasta el azul claro o en formato cuadrille, círculos, líneas o rombos, verá como este elemento es fundamental y no pasara desapercibido para sus visitas. 
Para su cuarto el Beige puede ser el color perfecto debido a lo cálido y neutral del tono, en sus muebles la madera clara para el armario, butacas y camas combinando estos muebles con el azul y el blanco, en ropa de cama y alfombras, para las damas pueden aportar a esta decoración con algunas flores rusticas ya sea en alguna maceta o en el cobertor de la cama con pequeñas flores de colores en el cuarto.
Mientras que para los varones pueden seguir con la neutralidad que dan los serenos colores como azul y blanco, esta combinación puede ser perfecta para una pareja de recién casados quienes necesitan un ambiente equilibrado. 
También esta mezcla puede ser ideal para el cuarto de un bebe, el cual sus padres quieren reflejar simplez y ecología, sin sobrecargar en exceso y utilizando tonos claros.