La siembra de flores y decoración del hogar

La siembra de flores es algo muy necesario y se lleva a cabo durante todo el año en el jardín (si se lo quiere dejar decorado claro esta); la diferencia que hay entre plantar y cultivar una flor en vez de comprarla simplemente no es muy grande; a excepción de quien lo hace por el precio, las personas cultivan sus flores por el mismo desafío que conlleva el “intentar plantar flores” por lo menos una vez.

El cultivo es un trabajo muy duro y agotador, pero luego de unos meses: el colorido y la apreciación de todo tipo de aromas que destacan en su jardín, lo convencerán de que el arduo trabajo ha valido la pena. Estos elementos naturales refrescarán los distintos espacios del jardín; pero luego también se pueden colocar en un centro de mesa, en el costado de una ventana o en diferentes jarrones lo que ayudará a crear la atmósfera adecuada para cada rincón pero esta vez… ¡dentro de su hogar!


Si usted quiere ser uno de los pocos valientes que se lanzan a esta aventura de plantar flores solamente le bastara con seguir algunas de estas recomendaciones:

El espacio: se debe ya desde un primer momento, tener delimitado el lugar de su jardín donde querrá plantar nuevas flores; en caso de tener espacio, siempre se recomienda utilizar piedras para así poder formar canteros estos pueden tener diferentes formas: cuadrado, rectángulo, estrella, o circular.

Preparación del lugar: una vez que se tiene delimitado el espacio donde se plantaran las flores es preciso remover un poco de tierra y luego abonarla, para así poder comenzar con el proceso de plantación.

La Plantación: paradójicamente esta es la parte más sencilla de todo el proceso anterior ya que simplemente se tiene que hacer un pequeño pozo y poner las semillas o los bulbos.

Los cuidados: aquí es donde se presenta la parte más dura del trabajo, si se quiere tener plantas magnificas en poco tiempo, tendrá que diariamente regar estas semillas o bulbos; llegara un punto en el cual usted querrá acelerar y facilitar el proceso, para esto pueden ser de gran ayuda algunos químicos orgánicos que ayudan al crecimiento de la planta.

Una vez que siga estas básicas recomendaciones puede esperar a que solo broten las flores; para así poder recogerlas y poner en cada lugar de su casa: en el salón, en la cocina, en las habitaciones, y en los pasillos. Esto le dará un toque único y original a la casa y va a estar hecho por… ¡nosotros mismos!