Decoracion con Muebles de Pino Modernos

La casa de la pintora Ana Fernández villaverde respira arte y poesía. en ella conviven la esencia original de los años 30 con un universo propio lleno de fuerza expresiva. 


Realización: Ana López de Letona/Cecilia Sarli. Fotos: Belén Imaz

EN BUENA ARMONÍA. Cuadros y muebles conviven en un universo de color en la entrada de la casa anunciando un mundo propio que refleja la divertida personalidad de la propietaria. La cómoda es de Ikea, y la lámpara de Habitat.

ORIGINALIDAD y sensibilidad, dos sensaciones  que nos envuelven nada más entrar, gracias a los cuadros de Ana Fernández Villaverde cubriendo las paredes. El perchero es de Eames, y el sofá fue diseñado por Oliver Mourge para la película 2001: Odisea en el espacio.

PIEZAS DE DISEÑO contemporáneo comparten protagonismo con auténticas obras de arte y esculturas comprados en Nueva York u objetos de cristal de Murano. El sillón es de Alvar Aalto, en Antigüedades Siglo XX, y la mesa de madera, de Futura Interiorismo.

UN MUNDO PROPIO de colores y contrastes se refleja en cada pared aunando el fondo verde con las pinceladas fucsias que vibran en los complementos. Sofá-cama de Olga López de Vera y Amparo Espinosa, con cojines de Futura Interiorismo. Las lámparas son de Habitat.

ALMA OCULTA. Un mueble de dentista comprado en Francia esconde los útiles de pintura. Encima, su obra Pareja de flores blancas.

TODO CONTRASTE. Como en un maridaje del ayer y hoy, las sillas Jacobsen acompañan una mesa de Ikea. El díptico rojo Todas las parcelas de mi vida llevan algo tuyo es obra de la propietaria de la casa. La mesita redonda es de Olga López de Vera.

EN EL BAÑO, el mueble reciclado pone un guiño divertido y rompe con la sobriedad de los azulejos negros, estilo de los años 30. El lema de este baño ha sido la restauración personal.

LLENA DE ARTE. Marilyn Monroe observa desde las paredes de la cocina que se presenta ecléctica por la variedad de estilos que conviven en ella. Como en el resto de la casa, en este espacio se mezclan muebles originales con otros reciclados y algunos de Ikea, logrando una atmósfera con una identidad propia.

UN SUEÑO RELAJANTE. La paleta cromática se mueve entre tonos azules y violetas. La simplicidad viene de la mano de muebles reciclados y otros procedentes de Ikea, como la mesa a pie de cama. Un blanco luminoso viste la colcha, las cortinas, los muebles y el cabecero para llenar el espacio de luz.

CUADROS CON POESÍA cuelgan en cada una de las paredes jugando con el color, las texturas y las palabras.