Reparación de Muebles y Madera en 10 ideas


Los muebles de madera sin tratar, denominada en algunos manuales de bricolaje como madera blanca, necesitan unos cuidados especiales diferentes al resto de muebles. Al no estar recubierta de cera, barniz o pintura, se mancha y estropea con bastante más facilidad, porque mantiene el poro abierto y recoge más polvo en él.

Si usted tiene en su casa muebles de madera tendrá que extremar su cuidado a la hora del mantenimiento. Este material requiere unos cuidados especiales, además hay que tener presente el tipo de madera del que se trata.


  • Un caso especial lo constituye la madera sin tratar. Son muebles que no han sido tratados con cera, pintura o barniz, y que por lo tanto, se manchan y se estropean con bastante facilidad, ya que tienen los poros abiertos y se impregnan de polvo o cualquier otro líquido que se derrame sobre ellos. Muchos manuales de decoración o bricolaje denominan a este tipo de madera como blanca.
  • Para el perfecto lavado y limpieza de los muebles construidos con dicha madera, es importante que antes de ponerse a ello elimine el polvo de la superficie. Utilice el aspirador a su máxima potencia para conseguir una mejor limpieza. A continuación, lave el mueble con un trapo humedecido en agua y séquelo inmediatamente. 
  • En el caso de que lo que desee sea aclarar el color de la madera, frote la superficie suavemente con un paño empapado en agua con lejía. Repita la operación una vez que se haya secado hasta obtener el tono que desee.
  • Y si lo que quiere es oscurecerla, lo mejor es que eche mano de tintes, químicos o naturales, en función de sus preferencias, para ello diríjase a una tienda especializada en pintura, allí le dirán cuál es la que más le conviene.

Manchas en los muebles

Es muy normal que a los muebles, sobre todo si se trata de mesas, les caigan sustancias encima que les puedan dejar manchas. Para cualquier marca sobre muebles hechos con madera sin tratar hay que procurar reaccionar rápidamente, con el fin de que la sustancia derramada no impregne la superficie. Por ejemplo, si le cae en la madera blanca alcohol, debe lavarla rápidamente con un cepillo y agua jabonosa, y esperar a que se seque. Después, si todavía quedan restos, púlala con papel de lija.
Si se trata de manchas de grasa, espolvoree un producto absorbente, como polvos de talco, que chupe la grasa. Use la lija en caso de que crea que es necesario porque no ha salido bien la mancha. 

Y si se trata de manchas de cera, rásquelas con cuidado con un cuchillo y pula la zona después con un papel de lija fino. Estas manchas también se pueden recubrir de sal fina y frotarlas con un corcho limpio, ligeramente húmedo. Después habrá que repasarlas con un corcho humedecido con agua limpia para eliminar la sal.

Acabados protectores

Otro método a aplicar en casos de manchas de cera es intentar endurecer más ésta sobre la madera, aplicándole frío con una bolsa de hielo, por ejemplo. Después deberá rascarse con sumo cuidado con una cuchilla o bien con el filo de un cuchillo, procurando no dañar la madera en ningún momento. 

Algunos expertos recomiendan que aunque sea madera sin tratar, finalmente los muebles que estén hechos con ella, terminen protegiéndose con algún tipo de método, ya que así se mantienen mejor y más fácilmente. Para ello existen diferentes modos de hacerlo cuyos acabados además consiguen realzar la madera.