Pintar Muebles de madera | Guía definitiva para principiantes


La historia de los muebles pintados en Europa se remonta por una parte al siglo XVII, con el establecimiento de rutas comerciales con la China. De allí llegaron infinidad de pequeños objetos lacados que pronto se pusieron de moda.

Para satisfacer la creciente demanda, los fabricantes de muebles europeos empezaron a copiar este arte que se popularizó como el estilo chinesco. De ahí evolucionó hacia diversos estilos occidentales de muebles pintados.

Otro foco tiene su origen en el arte popular campesino del norte de Europa, en países como Suiza, Suecia, Baviera... donde abundaba la madera de pino. Fue exportado a Estados Unidos por los colonos escandinavos constituyendo el Llamado “Pensilvania Dutch”. Durante el XIX decayó una moda que, en la actualidad, parece haber vuelto a resurgir.


  • PONGA A PRUEBA SUS HABILIDADES
La abundancia de muebles de pino, tanto nuevos como de segunda mano que se encuentran en el mercado –o en los trasteros- anima a muchos “artistas” a poner a prueba sus habilidades, dando nueva vida y personalidad a objetos anodinos o sin valor.

A la hora de elegir un objeto, no haga caso de los barnices oscuros, porque se retiran con facilidad, ni de los tiradores feos u oxidados porque se pueden cambiar. Elija muebles con cierta gracia, piense dónde quiere ubicarlos y a continuación, elija la técnica que más le convenza.

  • ANTES DE EMPEZAR

Al elegir el mueble u objeto que pintará, asegúrese de que es de madera y no de contrachapado. Desconfíe de la carcoma “muerta” –en la gran mayoría de los casos no lo está- y de los muebles con gruesas capas de pintura, difíciles de retirar si queremos conseguir un resultado con calidad.

Para la capa base conviene usar una pintura acrílica satinada no muy brillante, porque su acabado duro es ideal para mesas o sillas. Conviene, para finalizar los trabajos, aplicar una capa de barniz de poliuretano transparente y semimate para sellar y proteger la superficie pintada.

  • ¿QUÉ TÉCNICA PARA PINTAR MADERA EMPLEO?


Existen infinidad de técnicas con distintos y vistosos acabados. Aquí se explican algunas de ellas, con las que podrá obtener resultados espectaculares, además de pasar muy buenos ratos.

Esponjado:
Consiste en aplicar, con una esponja blanda, de cavidades irregulares, y previamente sumergida en una cubeta de pintura, una o varias capas de distintos tonos salteados, sobre una capa base de esmalte satinado. Se obtiene un acabado moteado informal.

Ventajas: es uno de los métodos más fáciles y rápidos de realizar y puede realizarse con éxito con una emulsión al agua.

Inconvenientes: hay que lavar a fondo la esponja tras cada uso porque queda muy pegajosa. Este método no es adecuado para objetos o muebles tallados o de formas intrincadas.

Ideal para: mesas, puertas de armarios y en general, objetos con superficies lisas.



Decolorado:
Consigue un efecto como si el mueble estuviera descolorido por el sol y los años. Consiste en aplicar una capa base de esmalte satinado en la dirección de la veta de la madera. Esta capa se retira parcialmente frotando con un trapo o una brocha, cuando todavía no está seca. Las hendiduras y las zonas irregulares de la madera retienen el color, mientras que las zonas más homogéneas lo pierden prácticamente, transparentándose la veta ligeramente.

Ventajas: La sencillez de la ejecución y su capacidad para esconder o disimular las imperfecciones de las superficies.

Inconvenientes: Conviene trabajar rápido. Hay que dejar que la pintura se seque ya que no podríamos conseguir retirar la pintura en su punto justo.

Ideal para: muebles rústicos, habitaciones infantiles, cocinas... por su carácter muy informal. Queda mejor sobre superficies amplias como alacenas, mesas, ya que el efecto es muy indefinido.


Peinado:
Es una antigua técnica decorativa que produce un efecto rayado. Se aplica una capa de esmalte satinado y, una vez seca, se aplica una segunda capa que se “peina” inmediatamente con una espátula dentada. Se pueden crear infinidad de efectos si se usan diferentes espátulas o se trabaja en más de una dirección. Se puede peinar haciendo líneas onduladas, en zigzag, haciendo una trama de cesta...

Ventajas: La variedad de diseños que se pueden conseguir.

Inconvenientes: La superficie a pintar debe estar muy lisa, puesto que si hubiese demasiadas hendiduras, la espátula dejaría estas zonas sin rayar.

Ideal para: cómodas, alacenas, boureaus... mejor en superficies lisas.


Dorado:
Frente a lo que el nombre pueda dar a entender, el resultado no es un objeto de color dorado, ya que solamente se doran las pequeñas hendiduras, tallas o ranuras que tenga el mueble. Se consigue darle realce y una elegancia sobria. Se realiza aplicando previamente una capa base, bien sea negra o rojo ocre oscuro. A continuación se rellenan con crema dorada a la cera las hendiduras que queremos decorar, ya sea con un trapo suave, el dedo o un pincel. Con un trapo se retira lo sobrante y se deja secar.

Ventajas: su extremada sencillez de realización.

Inconvenientes: queda bien cuando las hendiduras son apropiadas.

Ideal para: sillas o mesas de patas estriadas... queda perfecto cuando los detalles son mínimos y el dorado se aplica en muy pequeñas dosis.