Cómo instalar un cierra puertas en 4 pasos con fotos


Las puertas son una de las principales vías por las que se pierde el calor o se introduce el frío en las habitaciones, más aún cuando éstas son muy transitadas. En muchos casos puede resultar conveniente la colocación de un cierra puertas que asegure mantener cerrada una puerta, además de evitar el azote constante de la misma.

  •   ¿QUÉ NECESITO?

 MATERIALES:
-Cierra puertas
-Tornillos (para madera o metal)

HERRAMIENTAS:
-Desarmador
-Flexómetro
-Taladro y broca



  • INSTALANDO UN CIERRA PUERTAS: PASOS A SEGUIR

1. Antes de comenzar 

Antes de comenzar con la colocación del cierrapuertas debes asegurarte que la puerta cierre y abra bien, sin entorpecimientos ni roces. Si existiese algún punto que dificultase el cierre, lo tendrás que reparar. Otro punto importante es decidir que tipo de tornillos tienes que comprar, si para madera o para metal, o ambos, ya que en ocasiones el marco de una puerta es metálico y la puerta es de madera.

2. Elige el lugar

Normalmente todos los fabricantes adjuntan en la caja del cierrapuertas una plantilla de papel para marcar donde se debe atornillar. Esta plantilla varía en su colocación cuando la puerta abre hacia la derecha o hacia la izquierda y cuando el montaje es normal o invertido.    



Montaje normal: La instalación normal del cierrapuertas se hace en el lado donde se ve el gozne de las bisagras, colocando el cierrapuertas sobre la puerta y el brazo extensible sobre el marco. Es la colocación idónea para puertas que se abren hacia el interior.    

Montaje invertido: En una instalación de forma invertida se colocará el cierrapuertas sobre el marco del lado opuesto donde se ve el gozne de las bisagras y el brazo sobre la puerta. Esta colocación permite la instalación en puertas que se abren hacia el exterior.


En caso de que el cierrapuertas no contenga la plantilla, tendrás que medir y marcar las posiciones de los tornillos.  


3.-Instalación del cierrapuertas


Una vez que marques la colocación, fija con tornillos el cierrapuertas y el brazo secundario. Sobre puertas metálicas probablemente no tengas ningún problema, ya que podrás atornillar con tornillos y tuerca y te quedará bastante estable. En puertas de madera que no sean macizas se puede presentar la dificultad que al atornillar el mecanismo no quede lo suficientemente sujeto.




En este caso puedes desplazar el mecanismo hasta un refuerzo de la puerta o atravesar toda la puerta poniéndole también tornillos  con tuerca.  


Con la puerta cerrada coloca el brazo principal uniéndolo al pivote que sale del cierrapuertas. El brazo debe quedar a 90º de la puerta. A continuación, aprieta los tornillos de ensamblaje.


4.- Ajustes Finales


Finalmente sólo queda regular, mediante unos tornillos que lleva el mecanismo, la velocidad de cierre (desde los 180º hasta los 10 a 13º). Después regula la velocidad final de cierre (o golpe final) que controla los últimos 10 a 13º del cierre, consiguiendo vencer al picaporte de forma suave y asegurar el cierre completo de la puerta.



Los cierra puertas con retenedor dispondrán de un tercer tornillo de regulación para graduar el freno a la apertura. Con esto se consigue amortiguar la puerta ante aperturas enérgicas, evitando posibles colisiones y alargando de esta manera la vida del cierrapuertas y de la puerta.