Qué sofá comprar | 10 consejos para una compra inteligente


La compra de un sofá es una inversión importante. Antes de comprar uno le recomendamos que se tome algún tiempo para leer sobre las particularidades del sofá. Para obtener la mejor inversión lo invitamos a que siga estos útiles consejos para que su compra sea inteligente.



  • Revise el marco del sofá



Un sólido bastidor significa un sofá de larga duración. Las maderas blandas, como el pino, son de bajo costo, y pueden deformarse o tambalearse después de cinco años. Cuanta más cara sea la madera (roble, fresno o haya, por ejemplo) más duradera será. Evite los marcos de aglomerado, plástico o metal, que pueden deformarse y agrietarse. Las piernas deben formar parte de la estructura.

  • Reflexionar sobre los usos del Sofá

Determinar el uso antes de comprarlo le ayudará a seleccionar el sofá ideal. ¿Cómo va a utilizar su sofá? ¿Va a ser utilizado principalmente para actividades diarias, tales como descansar, leer o ver la televisión, o va a ser usado sólo ocasionalmente en un ambiente formal?
¿Quién lo va usar? Use asientos mullidos para personas muy altas, por ejemplo. O para alguien con malas rodillas, use asientos de poca profundidad y con espalda fuerte para que le sea más fácil levantarse.

  • Pregunte sobre la carpintería

Un marco es de construcción sólida cuando se utilizó algunos de los siguientes medios: doble clavijas de madera, bloques de madera de esquina (bloques pegados y atornillados ),  tornillos de metal con soportes varios, entre otros. 
Grapas o clavos pueden ser utilizados para un refuerzo adicional: nunca compre un sofá  en el que sus partes se mantienen fijas únicamente por grapas, clavos, o pegamento.

  • Pon a prueba los resortes

La mayoría de los sofás tienen resortes de alambre prefabricados. Asegúrese de que estos estén juntos y firmes y que no sobresalgan a través de la tapicería.
Puede probarlo sentándose con firmeza en una esquina o borde exterior del sofá que está considerando comprar. Los chirridos y crujidos sugieren que los resortes están mal colocados.


  • Sienta los empastes del sofá

Los sofás vienen rellenos generalmente con espuma de poliuretano. Esta puede ser de buena calidad o de mala calidad. Puede verificarla a través de la densidad de la espuma. Un sofá de calidad se siente duro y suave, uno de mala calidad blanco y poroso.
Los sofás también pueden venir rellenos con fibra de poliéster (se aplana rápidamente), de ganso y de plumas de pato (son cómodos, pero se pueden agrupar).

  • Observé los materiales de la tapicería


Los sofás para un uso diario necesitan tejidos duraderos. El algodón y el lino son los materiales ganadores (pero ten cuidado con los tejidos holgados, que pueden engancharse); son resistentes a las manchas y son bastantes duraderos. 
Otro material ideal es la microfibra sintética, que puede imitar a la mayoría de los tejidos y es resistente a las manchas. La lana y el cuero son materiales hermosos y fuertes, pero caros. La seda es elegante pero frágil. 


Un sofá de calidad puede durar años, por eso es importante aprender acerca de la calidad y los precios que conllevan. Esperamos que nuestros consejos les hayan sido de ayuda.